El mundo de la ginebra de Cunard

Con más de 40 ginebras premium provenientes de todo el mundo, los fanáticos de la ginebra tendrán mucho trabajo para encontrar su favorita entre la selección de Gin & Fizz a bordo.

Casi tanto como un vestido color negro, una buena ginebra es un clásico en el que siempre te puedes confiar. Sin embargo, su espíritu está en constante evolución, reinventándose en nuevos sabores, más frescos y más audaces, temporada tras temporada.

Una adaptación de la Ginebra del siglo XVI, era recetada en Bélgica originalmente como medicina y se decía que los soldados ingleses la usaban para calmar los nervios durante la Guerra de los Treinta Años. Poco más tarde llegó a Londres, con opciones más dulces como la “Old Tom” que se pusieron de moda en la década de 1830, y la ginebra “London Dry” con más enebro en su composición y que se popularizaron desde entonces.

 

Un vistazo a la carta de ginebras

En los bares principales a bordo de Cunard, la carta menú Gin & Fizz ofrece más de 40 variedades de ginebra organizadas en sabores tradicionales, herbáceos, cítricos, especiados, florales, de enebro y “aventureros”. Cada una está disponible como en copas de Martini o “copa Balón”  y se combina con agua tónica y alguna guarnición de aperitivo exclusiva que complementa a la perfección las propiedades botánicas de esta bebida.

La selección es casi tan amplia como la diversidad de destinos en que navega Cunard. Desde ginebras originarias de Australia, Japón, Alemania, Nueva Zelanda, Bélgica, Italia y EE. UU., a las clásicas del Reino Unido.

 

Aquí a algunas de los favoritos de los bartenders que están incluidas en el menú y sus recomendación para maridar.

  • Old Tom de Hayman, Inglaterra: Una ginebra de estilo tradicional que ofrece un equilibrio armonioso de cítricos, enebro y pino que le confieren una dulzura muy sutil. Se sirve batida con granada y albahaca y adornada con un rizo de cáscara de limón.
  • Ginebra Roku, Japón: Los fragantes sabores orientales de té verde, flor de cerezo y yuzu son los sellos distintivos de esta ginebra japonesa floral. Ideal para combinar con una tónica, jengibre fresco y cilantro.
  • Four Pillars Rare Dry Gin, Australia: Esta Ginebra australiana tiene un sabor embriagador con infusiones de cítricos picantes y especias aromáticas. Perfecta para combinar con tónica, una rodaja de naranja fresca y una rama de canela.
  • Malfy, Italia: Con una infusión de limones sicilianos y enebro, esta sabrosa ginebra es perfecta para beber al sol. Recomendada para mezclar con tónica clásica, unos twists de limón y una rama de romero.

 

Una ginebra para cada Reina Cunard

A bordo de Cunard, hay multitud de bares para cócteles y champán, e incluso un pub tradicional y la discoteca donde nunca faltará un lugar algún trago con ginebra. Esto inspiró a Gin & Fizz en la creación de tres ginebras especiales de producción exclusiva para Cunard. Cada una con sabores y toques distintivos para cada uno de los barcos: el Queen Elizabeth, Queen Victoria y Queen Mary 2. Cada ginebra es única y se destila con cobre en Edimburgo en asociación con Pickering’s y se infunde con ingredientes inspirados en los itinerarios alrededor del mundo.

 

La inspirada en el Queen Mary 2, el buque insignia de Cunard y único transatlántico del mundo, rinde homenaje a estos viajes icónicos con sabores de manzana, canela, cereza y hoja de frambuesa. Los viajes del Queen Elizabeth a destinos vibrantes y variados como Indonesia, China y Japón inspiran esta ginebra singularmente especiada. Los sabores de raíz de loto, hoja de lima kaffir, anís estrellado y cardamomo traen los sabores del Lejano Oriente para disfrutar donde estés. Finalmente, el Queen Victoria y sus viajes por el Mediterráneo dio lugar a esta edición especial infusionada con naranja sanguina, limón mirto y hojas de olivo.

 

Torta 3 Queens Gin & tonic

Prueba esta receta única de la cocina Cunard con sabores de gin-tonic (ginebra y tónica). El toque de ginebra es una adición deliciosa a este sabroso budín servido casi todas las tardes durante la hora del té a bordo.

 

Ingredientes.

Para el pastel:

  • 200 g de mantequilla sin sal, más un extra engrasar el molde
  • 200 g de azúcar en polvo – glas
  • 4 huevos medianos, batidos
  • 200 g de harina leudante
  • 1/2 cucharadita de levadura en polvo
  • Ralladura de un limón
  • 75ml de ginebra

Para la cobertura:

  • 125 azúcar en polvo
  • 125ml agua tónica
  • 3 1/2 cucharadas Ginebra
  • 2 limas o limones en rodajas
  • 100 g adicionales de azúcar glas

 

Preparación:

  1. Precalentar el horno a 180°C . Engrasar el molde de budín o pan (medida para 900 g) y cubrir con papel de hornear. En un bol batir la mantequilla y el azúcar con una batidora eléctrica hasta que la mezcla esté suave y esponjosa, aproximadamente 5 minutos.
  2. Agregar los huevos poco a poco, batiendo bien después de cada adición.
  3. Agregar la harina, el polvo de hornear y la ralladura de limón seguido de la ginebra. Verter en el molde preparado y hornee por 45 minutos o hasta que al insertar un palillo en el centro y éste salga limpio.
  4. En este tiempo preparar un almíbar (jarabe de azúcar): caliente el azúcar en polvo y el agua tónica en una cacerola pequeña, revolviendo con frecuencia, hasta que el azúcar se disuelva. Suba el fuego y hierva durante 1 min. Vierta 2 cucharadas del jarabe en una taza y mezclar con 2 cucharadas de ginebra. Esta mezcla se utilizará para embeber el budín. Reservar el resto.
  5. Sacar del horno y pinchar toda la superficie, rociar con el almíbar de ginebra. Dejar enfriar sobre una rejilla.
  6. Para confitar las rodajas de limón, calentar el almíbar restante en una sartén, agregar el limón y cocinar a fuego lento durante 5-10 minutos hasta que las rodajas estén translúcidas. Sacarlas y colocarlas en un papel de cocina o film y espolvoree generosamente ambos lados con azúcar en polvo. Dejar secar.
  7. Por último, preparar el glaseado mezclando el azúcar glas con la 1½ cucharada restante de ginebra añadida al almíbar. Sobre el budín desmoldado, verter el glaseado y decorar con las rodajas de lima confitadas secas. Dejar reposar el pastel antes de servir.