Fantástica efervescencia: espumosos en Cunard

Ya sea para celebrar una ocasión especial, disfrutar con una comida deliciosa o simplemente como un regalo bien merecido, existe algo en la efervescencia de una copa de vino espumoso que invita a la celebración.

 

En palabras de la icónica dama de la industria del Champán Lily Bollinger, “Bebo champán cuando estoy feliz y cuando estoy triste. A veces lo bebo cuando estoy sola. Cuando tengo compañía, lo considero obligatorio. Bebo un sorbo si no tengo hambre y más cuando la tengo. De lo contrario nunca abro una botella a menos que tenga sed.”

 

Durante un crucero de Cunard, hay innumerables opciones momentos y opciones para beber un espumante durante el día. Ya sea durante el desayuno con un animado Buck’s Fizz; una copa de Prosecco bien frío junto a la piscina; un cóctel de champán al atardecer; o incluso una deliciosa copa de cava después de cenar. Además del exclusivo té de la tarde con Champagne Laurent-Perrier, por el que Cunard es famoso.

Cunard nos cuenta algunos detalles sobre los vinos efervescentes, disipando algunos mitos y descubriendo más sobre la historia de esta bebida irresistible. ¡Salud!

 

El Champán

El champán se elabora principalmente a partir de tres uvas: Chardonnay, Pinot Noir y Pinot Meunier, utilizando el método champenoise. Después de la fermentación alcohólica inicial, el vino sigue este proceso en la botella, de modo que el dióxido de carbono que se produce vuelve al vino y crea las famosas burbujas. Se fabrica en la región francesa de Champagne y está estrictamente regulado; incluso hay una oficina oficial (Comité Champagne), que garantiza la denominación de origen. Los vinos espumosos producidos en otras áreas de Francia se denominan crémant.

Cunard se siente orgulloso de contar con Laurent Perrier como marca de champán asociada a bordo de la flota, incluyendo el primer bar de champán en alta mar en el buque insignia Queen Mary 2.

 

Cava

Elaborado principalmente a partir de tres uvas españolas: Macabeo, Parellada y Xarel-lo, el cava se elaboró ​​por primera vez a mediados del siglo XIX, cuando Josep Raventós visitó Champagne y se interesó en producir un vino espumoso español de la misma manera. 21 años después creaba el primer vino espumoso en los viñedos del Penedès en Cataluña. Al igual que el Champagne, tiene una segunda fermentación en botella, y solo se puede denominar así el cava elaborado en “el método tradicional”, aunque también se puede elaborar en otras zonas de España, como La Rioja, el País Vasco y València. Al igual que con el champán, el método asegura que este vino envejezca de la mejor manera.

 

El Prosecco

El Prosecco, como Champagne, lleva el nombre de un pueblo, en este caso de la región del Véneto, en el noreste de Italia, y cuenta con una denominación de origen que está igualmente protegida por la legislación europea. Está elaborado a partir de uva Glera, que podría remontarse a la época romana, y también tiene dos fermentaciones, pero la segunda es en depósitos de acero y no en botella. Luego se envasa a presión con un método que se conoce como Charmat. Las variedades de vino espumoso o semi-espumante debe beberse joven.

 

El Sparkling wine

El vino inglés de calidad ha sido aclamado y premiado con justa razón en los últimos años. La mayoría de los vinos ingleses son espumosos y se elaboran principalmente con las mismas tres variedades de uva que el champán. El sureste de Inglaterra, en particular partes de Sussex, Hampshire y Kent, es una región especialmente buena para estas cepas, debido a el suelo calcáreo y el clima templado y fresco, casi idéntico a la región de Champagne en Francia.

 

 

Elegidos para celebrar

No importa a dónde navegues, un viaje con Cunard ofrece la oportunidad de degustar todos los tipos de espumantes. Inclusive los vinos espumosos también son excelentes compañeros para platos dulces y salados, y no solo canapés y pasteles de boda.

Charles Metcalfe, quien ha escrito dos libros sobre el maridaje de vinos y comidas, fue uno de los invitado al evento a bordo Voyage du Vin de Cunard, donde ofreció muchos consejos para conocer las diferentes relaciones entre los espumosos y algunos platos y sabores.

La mayoría de los champán y cava son más secos, por lo que se adecuan mejor a platos salados. “El champán complementa los platos del mar, como las ostras, el risotto de marisco o el lenguado a la plancha, mientras que el cava brilla con las tapas”. El prosecco va mejor con platos más dulces, pero también contrasta muy bien con la charcutería, por lo que una buena recomendación es probarlo con carnes saladas, como el prosciutto, así como con quesos duros como el parmesano.

El champán es el acompañamiento perfecto para las fiestas de Navidad. “El champán siempre se conserva en hielo para estas celebraciones y debe servirse y mantenerse entre 8 a 10 grados centígrados. Para abrir la botella, deberás sostenerla en un ángulo de 45 grados, apuntando en dirección segura, quitar el papel metálico y el metal. Luego, se debe girar el fondo de la botella mientras aplica una ligera presión sobre el corcho hasta que éste salga. Idealmente deberá servirse en una copa tipo flauta, preferiblemente con forma de tulipán, para apreciar completamente su aroma”.

“El Cuvée Rosé ofrece las notas de frutos rojos más frescos en cada tentador sorbo. Su profundidad aromática lo hace ideal para maridar con charcutería, aves, pescado crudo adobado, gambas a la plancha, jamón de Parma y es un maridaje extraordinario para los postres de frutos rojos. Aquellos que son más atrevidos pueden probarlo con la cocina asiática o india”.

 

Y, por supuesto, una copa espumante es la manera perfecta de celebrar, ya sea un cumpleaños a bordo, brindar el día de Navidad o ver el Año Nuevo con estilo.

 

 

Sigue a Discover Travel News

Discover Travel NewsInstagram Facebook